Várices: entendiendo las causas y riesgos

várices

Con la llegada del verano, al usar ropa cómoda, se comienzan a notar también las várices

Las várices, esas protuberantes venas que a menudo asociamos solo con preocupaciones estéticas, van más allá de su apariencia superficial. Estos conductos agrandados, generalmente en las piernas, no solo son una cuestión de estética, sino que también pueden desencadenar molestias significativas y, en casos raros, complicaciones más graves.

Características y reconocimiento

Las várices son fácilmente identificables por su aspecto retorcido y abultado en la piel, con colores que van desde el azul hasta tonos morados. Aunque algunos pueden considerarlas solo un problema estético, es crucial reconocer que también pueden causar malestares, como dolor y sensación constante de cansancio en las piernas.

várices

Más allá de la estética: malestares y complicaciones

Aunque no siempre, las várices pueden ir acompañadas de síntomas molestos. El Manual MSD señala que el dolor y la sensación de fatiga en las piernas son experiencias comunes para quienes las padecen.

Sin embargo, lo que quizás no se tome en cuenta con la misma frecuencia son las complicaciones más graves, como la formación de coágulos sanguíneos, úlceras cutáneas dolorosas o incluso el sangrado cuando una de estas venas se rompe, según advierte Clínica Mayo.

¿Por qué aparecen las várices?

La principal causa de las várices es el daño en las venas, cuyas válvulas unidireccionales están diseñadas para dirigir el flujo sanguíneo hacia el corazón. Cuando estas válvulas se debilitan o dañan, se produce un reflujo, donde la sangre retrocede por la vena en lugar de avanzar en la dirección correcta.

El Dr. Ricardo Olguín, cirujano vascular de Clínica INDISA, explica que las venas superficiales de las piernas tienden a dilatarse con el tiempo debido a la pérdida de elasticidad, ya que la sangre debe regresar al corazón en contra de la gravedad.

várices

Factores de riesgo y prevención

Además de la edad y el género (más comunes en personas mayores y mujeres), existen otros factores de riesgo que aumentan las probabilidades de desarrollar várices. Entre ellos se encuentran pasar largas horas de pie o sentado, la obesidad, antecedentes familiares y el embarazo. Reconocer estos factores puede ser crucial para implementar medidas preventivas y reducir el riesgo de desarrollar várices.

Tratamientos y perspectivas

Aunque las várices pueden tratarse mediante cirugía o terapia, es importante tener en cuenta que incluso después de eliminarlas, existe la posibilidad de que se formen nuevas. La comprensión de las causas, la identificación temprana de los síntomas y la adopción de hábitos de vida saludables son clave tanto para el tratamiento como para la prevención de este problema vascular común.

En última instancia, reconocer que las várices son más que un problema estético nos motiva a abordarlas de manera integral, teniendo en cuenta tanto el bienestar físico como el aspecto visual.

várices

Un cuidado fundamental de salud

las várices, lejos de ser simplemente una cuestión estética, nos invitan a mirar más profundamente hacia su origen y posibles consecuencias. Estas venas agrandadas no solo afectan la apariencia, sino que también pueden desencadenar malestares y complicaciones que van más allá de lo superficial.

Comprender que las várices pueden generar síntomas molestos y, en casos raros, complicaciones graves, nos insta a abordarlas con seriedad y precaución. La clave radica en la prevención, reconociendo factores de riesgo como el sedentarismo o la genética, y adoptando hábitos de vida saludables.

Así, al abordar las várices desde una perspectiva integral, podemos aspirar no solo a piernas estéticamente saludables, sino también a un bienestar vascular duradero.

Aunque los tratamientos médicos ofrecen soluciones, es vital recordar que la eliminación de las várices no garantiza la inmunidad contra su reaparición. La constancia en la prevención, unida a la conciencia de los propios factores de riesgo, se convierte en la mejor estrategia para preservar la salud vascular.

ARTÍCULOS RELACIONADOS