José Antonio Neme responde a las críticas de Gabriel Boric: “Yo No Quiero Problemas con el Poder”

José Antonio Neme

Una vez más, José Antonio Neme en el ojo de la tormenta tras responderle a Gabriel Boric.

En medio de su gira por el archipiélago de Chiloé, el Presidente Gabriel Boric lanzó una crítica contundente hacia “algunos periodistas” que, según él, se burlaron de las iniciativas de perspectiva de género en las caletas de pescadores.

Sin mencionar nombres, el Mandatario instó a los comunicadores a tomar en serio la incorporación de las mujeres en todos los aspectos laborales, particularmente en el mundo de la pesca.

José Antonio Neme
José Antonio Neme. Fuente: (Mega)

Luego de la advertencia de Gabriel Boric

La reacción no se hizo esperar, y José Antonio Neme, conductor del matinal de Mega y colega de Karen Doggenweiler, se sintió directamente aludido. Aunque Boric no mencionó su nombre, Doggenweiler aseguró en el matinal de Mega que el mensaje del Presidente iba dirigido a Neme. La advertencia de Doggenweiler fue clara: “Cuidado con lo que dices, porque después se enojan contigo”.

Neme, al comenzar el programa, abordó la situación con cautela: “Yo no voy a opinar absolutamente nada el día de hoy. Creo que al mundo político le inquieta la cobertura que le estamos dando a este tema.

Estoy hablando del Presidente, que estaba muy molesto con los periodistas porque, según él, algunos se estaban burlando de las caletas con perspectivas de género. Yo no quiero problemas con el poder, estoy muy viejo para tener problemas, quiero vivir tranquilo, así que no voy a decir lo que pienso”.

Esta declaración revela la prudencia de Neme al enfrentar la situación, indicando que prefiere mantenerse al margen de controversias con el poder político. La postura del periodista, quien en la edición anterior lanzó una ironía sobre el tema de las caletas con perspectivas de género, ahora se muestra más reservada, quizás reflexionando sobre las implicaciones de sus comentarios en el ámbito político.

La tensión entre el periodismo y el poder político se manifiesta una vez más, destacando la importancia de la responsabilidad y la cautela en la cobertura de temas sensibles. El episodio pone de manifiesto los desafíos de la libertad de expresión en el contexto político actual, recordándonos que las palabras tienen un peso significativo en la arena pública.

Gabriel Boric
Gabriel Boric. Fuente: (Instagram)

La prudencia de Neme: entre la libertad de expresión y la armonía con el poder

La mañana se teñía de tensiones cuando el Presidente Gabriel Boric, desde Chiloé, lanzó críticas hacia “algunos periodistas” que, según él, se burlaron de iniciativas de perspectiva de género en las caletas de pescadores. Sin embargo, sin mencionar nombres, dejó a la audiencia y a la prensa en la incertidumbre sobre quiénes eran los señalados. La respuesta no se hizo esperar, y José Antonio Neme, reconocido conductor de Mega, se sintió directamente implicado.

La advertencia de Karen Doggenweiler, su colega en el matinal, resonó como una alerta. “Cuidado con lo que dices, porque después se enojan contigo. Yo creo que ese mensaje de ayer para el Presidente iba para ti”, le dijo Doggenweiler al inicio del programa, creando una atmósfera cargada de expectación.

La respuesta de Neme no fue menos sorprendente. En un gesto de prudencia, declaró: “Yo no quiero problemas con el poder, estoy muy viejo para tener problemas, quiero vivir tranquilo, así que no voy a decir lo que pienso”. Esta postura revela la delicada línea que los periodistas a menudo deben caminar entre la libertad de expresión y la armonía con el poder político.

La situación subraya la complejidad de la relación entre el periodismo y el poder, con Neme mostrando una cautela que refleja su deseo de evitar conflictos innecesarios. La ironía que lanzó en la edición anterior sobre las caletas con perspectivas de género parece haber dado paso a una reflexión más cuidadosa sobre el impacto de sus palabras en el ámbito político.

Este episodio resalta la importancia de la responsabilidad en la cobertura de temas sensibles, recordándonos que las palabras tienen consecuencias significativas en el escenario público. A medida que Neme opta por la prudencia, queda la interrogante sobre cómo la libertad de expresión puede equilibrarse con la necesidad de mantener relaciones armoniosas en un contexto político tan dinámico.

Sin duda, este capítulo en la carrera de Neme, al responderle a Gabriel Boric, deja entrever la complejidad y la sensibilidad que rodean la intersección entre el periodismo y la política en la escena mediática actual.

ARTÍCULOS RELACIONADOS