Las exigencias insólitas de Cathy Barriga en Zona Latina: quería ser la única mujer en pantalla

Cathy Barriga

Cathy Barriga no quería competencia.

La ex alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, ha vuelto a ser noticia tras revelarse las insólitas exigencias que habría impuesto durante su participación en el programa “Me Late” de Zona Latina. Según lo expuesto por su ex compañero Sergio Rojas, Barriga no estaba satisfecha con la presencia de Antonella Ríos en el set y habría solicitado ser la única mujer en pantalla.

El retorno de Cathy Barriga a la televisión y la farándula, luego de su paso por la municipalidad de Maipú, se vio marcado por una serie de controversias legales que finalmente condujeron al cierre del programa “Me Late”. Ahora, con Barriga cumpliendo arresto domiciliario, su ex compañero Sergio Rojas ha decidido sacar a la luz algunas de las exigencias que ella habría impuesto para su participación en el programa.

Cathy Barriga

Una de las demandas más sorprendentes fue la oposición de Barriga a la presencia de Antonella Ríos en el set, expresando su deseo de ser la única mujer en pantalla. Según Rojas, esta exigencia se incluyó en el contrato de Barriga, lo que generó tensiones en el equipo del programa.

Además, Barriga habría solicitado que se mostrara principalmente uno de sus perfiles faciales, el que más le favorecía, y se negó a cambiar de posición en el set, alegando que estaba estipulado así en su contrato. Estas demandas evidencian una rigidez inusual por parte de la ex alcaldesa, lo que generó incomodidades y dificultades de comunicación en el equipo.

Las revelaciones de Rojas han generado un debate sobre las prácticas y actitudes de los personajes públicos en el mundo del espectáculo, así como sobre la ética y el profesionalismo en la industria televisiva. Las exigencias de Barriga plantean interrogantes sobre el manejo de la diversidad y la igualdad de género en los medios de comunicación, así como sobre el comportamiento y las responsabilidades de los líderes políticos cuando incursionan en otros ámbitos.

Cathy Barriga

Reflexiones sobre las exigencias de Cathy Barriga y la flexibilidad en el ámbito televisivo

El caso de Cathy Barriga y sus exigencias insólitas en el programa “Me Late” de Zona Latina ofrece una ventana intrigante hacia los entresijos del mundo televisivo y la dinámica entre los personajes públicos y los equipos de producción. Las demandas de Barriga, especialmente su solicitud de ser la única mujer en pantalla, plantean importantes interrogantes sobre la igualdad de género y la diversidad en los medios de comunicación.

La insistencia de Barriga en ocupar un lugar exclusivo en la pantalla, sin la presencia de otras mujeres, sugiere una visión estrecha y poco inclusiva del espacio televisivo. Este comportamiento no solo genera tensiones dentro del equipo de producción, sino que también cuestiona el compromiso de los medios de comunicación con la representación equitativa y la diversidad de perspectivas.

Además, las revelaciones sobre las exigencias de Barriga para mostrar solo uno de sus perfiles faciales y su negativa a cambiar de posición en el set plantean preguntas sobre la flexibilidad y la colaboración en el ámbito televisivo. La rigidez de Barriga en estas cuestiones muestra una falta de adaptabilidad y apertura al diálogo, lo que puede dificultar la comunicación efectiva y la colaboración entre los miembros del equipo.

Cathy Barriga
Joaquín Lavín Jr., Cathy Barriga. Fuente: (Instagram)

Este caso también destaca la importancia de mantener estándares éticos y profesionales en la industria televisiva, así como de promover un ambiente de trabajo inclusivo y respetuoso para todos los involucrados. Los líderes políticos y las figuras públicas que incursionan en el mundo del espectáculo deben ser conscientes de su influencia y responsabilidad en la promoción de valores como la igualdad, la diversidad y el respeto mutuo.

El caso de Cathy Barriga nos invita a reflexionar sobre el papel de los medios de comunicación en la construcción de una sociedad más justa e inclusiva, así como sobre la importancia de promover prácticas profesionales y éticas en todas las áreas de la industria televisiva. Solo a través del compromiso con estos valores podemos avanzar hacia un futuro donde todos puedan sentirse representados y respetados en los medios de comunicación.

ARTÍCULOS RELACIONADOS