Dejar de fumar: un paso crucial para tu salud

dejar de fumar

El cuidado de la salud es un hábito diario.

A pesar de las extensas campañas de concientización, un 32.5% de la población chilena sigue fumando, lo que representa un grave riesgo para la salud pública.

El tabaquismo es una de las principales causas de enfermedades y muertes evitables en todo el mundo. En Chile, las cifras son preocupantes: cada día, 52 personas pierden la vida debido a enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco.

dejar de fumar

Los problemas para la salud que trae este mal hábito

Para aquellos que aún no están al tanto de los efectos devastadores del tabaquismo, el médico Mauricio González, radicado en Nueva York, ofrece una mirada esclarecedora sobre los daños que causa este hábito y los beneficios que se obtienen al dejar de fumar.

El humo del tabaco contiene una mezcla de sustancias químicas, muchas de las cuales son altamente nocivas para la salud. Entre ellas se encuentran al menos 70 sustancias químicas conocidas por causar cáncer, como la nicotina, el plomo, el arsénico y el monóxido de carbono. Estos componentes no solo provocan dependencia, sino que también aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades graves como cáncer, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Salud

Según el médico González, dejar de fumar tiene efectos inmediatos y a largo plazo en el cuerpo humano. Los primeros días pueden ser difíciles debido a los síntomas de abstinencia, que incluyen depresión, irritabilidad, insomnio y falta de concentración. Sin embargo, estos síntomas tienden a disminuir con el tiempo a medida que el cuerpo se regenera.

En tan solo 20 minutos después de dejar de fumar, la presión arterial y el pulso vuelven a la normalidad. Después de 12 horas, los niveles de monóxido de carbono en la sangre disminuyen considerablemente. En semanas o meses, se pueden observar mejoras significativas en la resistencia pulmonar y la circulación sanguínea, lo que se traduce en una mayor capacidad para realizar actividades físicas sin cansarse.

A largo plazo, los beneficios de dejar de fumar son aún más notables. Después de un año, se reduce a la mitad el riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Entre 2 y 5 años, el riesgo de accidente cerebrovascular se reduce al nivel de una persona que nunca ha fumado. Después de 10 años, disminuye significativamente el riesgo de cáncer de pulmón, y después de 15 años, el riesgo de enfermedades relacionadas con el tabaquismo se reduce casi a cero.

vida saludable

El mensaje del médico es claro: dejar de fumar no solo mejora la salud de manera significativa, sino que también agrega años de vida. Respirarás mejor, tendrás más energía y mejorarán tus sentidos del gusto y el olfato. Además, estarás dando un ejemplo positivo a tus hijos y nietos, promoviendo un estilo de vida saludable y libre de tabaco.

En resumen, dejar de fumar es un paso crucial para proteger tu salud y mejorar tu calidad de vida. Si eres fumador, independientemente de tu edad o del tiempo que hayas fumado, nunca es tarde para dejarlo. Consulta a un profesional de la salud para obtener apoyo y asesoramiento sobre cómo comenzar este importante viaje hacia una vida libre de humo y enfermedades relacionadas con el tabaco.

ARTÍCULOS RELACIONADOS