Cómo limpiar adecuadamente tu colchón para mantenerlo en buen estado

colchón

Nuestro colchón también merece una buena limpieza para alargar su vida útil.

La cama es un elemento central del dormitorio, porque sobre ella nuestro cuerpo descansa y renueva energías por las noches. De ahí la importancia del buen estado del colchón, el que seguramente no se limpia con la misma frecuencia de las sábanas y frazadas, por ejemplo.

Lo bueno es que existen sencillas técnicas para mantenerlo limpio, y es que puede que no tenga manchas visibles, pero el colchón acumula polvo, bacterias, ácaros y humedad, lo que es dañino para la salud.

colchón

Primero que todo, la recomendación general es que el colchón debiera higienizarse, por lo menos, una vez al mes —o una vez por temporada (verano, otoño, invierno o primavera)—. Si el material acumula mucha suciedad, el proceso debiera ser más seguido.

Estos elementos te ayudarán a higienizar tu colchón

Con bicarbonato: El cómo se limpia también depende del tipo de mancha. Por ejemplo, para eliminar la humedad, quitar malos olores y eliminar bacterias, la marca Rosen recomienda usar bicarbonato.

Para ello, se aplica bicarbonato sobre toda la superficie del colchón y se deja actuar durante una hora, para luego retirar el residuo con un paño levemente húmedo. Si quedan excedentes, se puede utilizar una aspiradora.

Con vinagre: El vinagre también es un aliado para quitar manchas: puedes preparar una mezcla de él con agua tibia o caliente, rociarla sobre la mancha y dejarla actuar unos cinco a diez minutos. La limpieza es más efectiva si en la solución también se agrega bicarbonato.

Con agua oxigenada: Por otro lado, si el colchón está manchado con sangre, esta se puede quitar con agua oxigenada: con un pulverizador, se rocía este líquido sobre la mancha y, al cabo de unos 30 minutos, se retira con un paño humedecido.

colchón

El agua oxigenada sirve cuando la huella de sangre es antigua o reciente. En este último caso, al aplicarla sobre la mancha, se debe esperar la aparición de pequeñas burbujas antes de retirarla con un paño.

Con agua y limón: La combinación de agua con limón “es muy efectiva para el tratamiento de las manchas de orina, sudor o vómito, ideal para un colchón de niños. En cualquier caso, procura ventilar el ambiente y dejar secar el colchón entre tres y cinco horas para que el olor a limón desaparezca por completo”, aconseja Rosen.

Con detergente: El proceso de limpieza con detergente (en polvo o líquido) es similar al del bicarbonato. Se aplica sobre la suciedad que se pretende eliminar y se frota con un paño húmedo hasta que la mancha desaparezca (o sea menos visible). Luego, se enjuaga la zona con un poco de agua y se espera que la zona higienizada se seque.

Con aspiradora: La aspiradora es tremendamente útil para quitar la suciedad superficial y la más profunda, como es el caso del polvo y los ácaros que se cuelan entre el tejido del colchón.

Así puedes mantener limpio tu colchón Considerando la periodicidad con la que debiera ser higienizado (una vez al mes, por lo menos), es posible mantener limpio el colchón mediante dos maneras distintas:

Usar cubrecolchón: algunos son antiácaros e impermeables. Hacer la cama dos horas después de que te levantes para que se oxigene. Sacude las sábanas y las almohadas para sacarles el polvo acumulado y los ácaros. Todo esto, al mismo tiempo que mantienes las ventanas abiertas.

colchón

La limpieza del colchón es fundamental para mantenerlo en buen estado y garantizar un descanso saludable. Las técnicas mencionadas, desde el uso de bicarbonato hasta la aplicación de vinagre y agua oxigenada, pueden ayudarte a eliminar manchas y bacterias, pero siempre es importante seguir las recomendaciones de los fabricantes y tener en cuenta la periodicidad de la limpieza.

ARTÍCULOS RELACIONADOS