Alimentación: 3 cambios que experimenta el cuerpo cuando deja las harinas

La alimentación consciente contribuye al bienestar general de las personas, pero qué sucede cuando dejamos de lado las harinas. Hay 3 cambios que se experimentan.
Alimentación

La tendencia actual hacia una alimentación consciente ha llevado a un creciente número de personas a reconsiderar su relación con las harinas y los alimentos ricos en almidones. Aunque inicialmente asociada principalmente con la eliminación del gluten, esta decisión va más allá, abarcando una variedad de productos que contienen almidones.

Desde el pan y las galletitas hasta la pasta, papas, maíz, arroz blanco y productos azucarados, la decisión de dejar las harinas se ha convertido en un estilo de vida que busca priorizar la salud y el bienestar a través de elecciones nutricionales conscientes.

Alimentación
La alimentación sin harinas tiene sus beneficios. Foto: (Instagram)

Qué pasa cuando se aleja a las harinas de la alimentación

Este cambio en la perspectiva alimentaria refleja un interés creciente en adoptar patrones dietéticos que promuevan un equilibrio integral, fomentando así una mayor conciencia sobre los impactos de la alimentación en la salud general.

Uno de los alimentos que, a menudo, se abandona a la hora de buscar una mejor calidad de vida son las harinas, pero poco se habla de lo que le sucede al cuerpo cuando tomamos esta decisión. En la siguiente nota revelamos cuáles son los 4 cambios que experimenta el cuerpo.

Alimentación

Descenso de peso: El impacto inicial de adoptar una alimentación sin harinas se refleja claramente en la pérdida de peso, ya que al eliminar estos alimentos se reduce significativamente el aporte de carbohidratos en la dieta. Este cambio nutricional no solo influye en la composición calórica, sino que también se asocia con beneficios adicionales, aparentemente paradójicos.

Contrariamente a las expectativas comunes, las personas que optan por esta elección experimentan una sorprendente sensación de saciedad y una reducción del apetito. Este fenómeno se atribuye a las fibras presentes en las harinas sin refinar, las cuales prolongan la sensación de plenitud, haciendo que el hambre aparezca más tarde.

Alimentación

Disminución de la energía: Los primeros días tras abstenerse de consumir harinas pueden caracterizarse por una disminución de los niveles de energía, ya que los carbohidratos representan la principal fuente de combustible para el cuerpo. La ausencia inicial de esta fuente energética puede manifestarse en sensaciones de fatiga y letargo. No obstante, a medida que transcurre el tiempo, es probable que se perciban mejoras en la digestión.

Síndrome de abstinencia de carbohidratos: La transición hacia una alimentación sin harinas puede llevar consigo el desafío conocido como el “síndrome de la abstinencia a los carbohidratos”. Investigaciones de la Universidad de los Andes sugieren que este fenómeno se origina en la capacidad de los alimentos ricos en harinas para activar la zona de recompensa en el cerebro, generando sensaciones placenteras.

Al dejar de consumir estos alimentos, el organismo puede experimentar una sensación de malestar, ya que se ve privado de la gratificación que brindan los carbohidratos. Este síndrome debido a los cambios enn la alimentación podría manifestarse con síntomas como irritabilidad, ansiedad y antojos intensos, creando un desafío adicional para aquellos que buscan modificar sus hábitos alimenticios. Sin embargo, a medida que el cuerpo se adapta a la nueva dieta, estos síntomas tienden a disminuir, permitiendo una transición más suave hacia un patrón alimentario sin harinas.

La alimentación consciente

ARTÍCULOS RELACIONADOS