El tomate, tu aliado contra la hipertensión: Un estudio revela su impacto en la presión arterial

tomate

La hipertensión arterial es muy peligrosa, pero el tomate es un gran aliado para mejorarla.

La hipertensión, conocida como la “asesina silenciosa”, afecta a un gran porcentaje de la población chilena y representa un riesgo significativo para la salud cardiovascular. Sin embargo, un estudio reciente ofrece esperanza al revelar un aliado inesperado en la lucha contra esta condición: el humilde tomate.

tomate
Los tomates cherry son súper versátiles en la cocina.

¿Qué es la hipertensión arterial?

La hipertensión arterial, comúnmente conocida como presión arterial alta, es una condición en la que la fuerza ejercida por la sangre contra las paredes de las arterias es constantemente alta. Esto significa que el corazón tiene que trabajar más duro de lo normal para bombear sangre a través de los vasos sanguíneos.

La presión arterial se mide mediante dos números: la presión sistólica, que es la presión en las arterias cuando el corazón late, y la presión diastólica, que es la presión en las arterias cuando el corazón está en reposo entre latidos. Por lo general, se expresa como dos números, por ejemplo, 120/80 mmHg, donde 120 representa la presión sistólica y 80 la presión diastólica.

La hipertensión arterial se clasifica en diferentes etapas según la gravedad de la presión arterial:

  1. Normal: presión arterial sistólica menor a 120 mmHg y presión diastólica menor a 80 mmHg.
  2. Elevada: presión arterial sistólica entre 120-129 mmHg y presión diastólica menor a 80 mmHg.
  3. Hipertensión etapa 1: presión arterial sistólica entre 130-139 mmHg o presión diastólica entre 80-89 mmHg.
  4. Hipertensión etapa 2: presión arterial sistólica de 140 mmHg o más, o presión diastólica de 90 mmHg o más.
  5. Crisis hipertensiva: presión arterial sistólica mayor de 180 mmHg y/o presión diastólica mayor de 120 mmHg.
tomate

La hipertensión arterial es una condición grave que puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, enfermedad arterial periférica, enfermedad renal crónica y otras complicaciones de salud si no se controla adecuadamente. Es importante diagnosticar y tratar la hipertensión de manera temprana para prevenir estas complicaciones y mejorar la calidad de vida.

El tomate: gran aliado natural para controlar la hipertensión arterial

Investigadores han descubierto que el consumo diario de tomate y productos derivados de este vegetal puede desempeñar un papel crucial en la prevención y control de la hipertensión. Según el estudio, aquellos que consumen regularmente tomate experimentan una reducción significativa en el riesgo de desarrollar hipertensión, hasta en un 36%.

Este impacto beneficioso se atribuye principalmente al licopeno, un potente antioxidante presente en el tomate que ha demostrado bloquear la producción de angiotensina, una proteína asociada con el aumento de la presión arterial. Los resultados del estudio revelaron que incluso cantidades modestas de consumo de tomate, entre 82 y 110 gramos al día, estaban asociadas con una disminución tanto en la presión diastólica como sistólica.

Además, investigaciones adicionales respaldan estos hallazgos, mostrando que el consumo regular de tomate y licopeno puede reducir el riesgo de accidente cerebrovascular, mortalidad y enfermedades cardiovasculares. Estos resultados sugieren que el tomate podría ser una herramienta poderosa en la lucha contra las enfermedades cardiovasculares, que son una de las principales causas de muerte en Chile y en todo el mundo.

tomate

No obstante, es importante destacar que el consumo de tomate debe ser parte de una dieta equilibrada y saludable, y no debe considerarse como un reemplazo de otros enfoques de tratamiento para la hipertensión, como la medicación recetada por un profesional de la salud. Siempre se recomienda consultar con un médico o especialista antes de realizar cambios significativos en la dieta o el estilo de vida, especialmente para aquellos que padecen condiciones médicas preexistentes.

El tomate ofrece un enfoque natural y efectivo para ayudar a controlar la hipertensión y mejorar la salud cardiovascular. Integrarlo de manera regular en la dieta puede ser una estrategia simple pero poderosa para promover un estilo de vida saludable y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

ARTÍCULOS RELACIONADOS