Pero con Respeto

"Tenía que verme como la Doctora Polo": Macarena Venegas reveló secretos desconocidos del programa Veredicto

La abogada Macarena Venegas contó su paso por el programa de casos judiciales y cómo fue que tuvo que cambiar su look para salir en pantalla.
jueves, 25 de noviembre de 2021 · 08:51

Tuvo que cambiar completamente su look. En el 2007 Macarena Venegas debutó en el programa Veredicto, en el que se veía muy distinta a lo que conocemos hoy.

"Era parte del requerimiento que yo consideraba atroz", le contó la abogada a Julio César Rodríguez en Pero con Respeto.

Sin embargo, como en aquel entonces, ella quería trabajar lo aceptó, pero siempre cuestionó que la obligaran a teñir su pelo o vestirse de cierto manera, algo que a los años la cansó.

"Yo me rebelé al tercer año porque dije 'esta cuestión no'. En teoría tenerme que verme mucho más vieja y yo tenía 28 cuando partí", detalló, insistiendo que una de las condiciones era que tenía que verse mayor.

"Tenia que ser muy parecida a la Doctora Polo y ella ya era una mujer grande", precisó, siendo ese el ejemplo que seguía el programa de Mega para su conductora.

macarena venegas
El look de Macarena Venegas en Veredicto | Captura CHV


Al ver la imagen en pantalla, Maca exclamó "ni siquiera me reconozco", ya que ese atuendo, maquillaje y cabello no eran de su agrado.

"No se buscaba la estética", lamentó, poniendo como ejemplo algunos detalles de escenografía que no eran muy bonitos, como la silla que utilizaba o el martillo que tenía en el mesón.

Del mismo modo, algo que tampoco podía hacer era tener su pelo rubio, ya que como "nuestro modelo a seguir era la Doctora Polo, tenía que ser lo más parecida a ella. Y como ella no era rubia, me tenía que oscurecer el pelo porque 'te vas a ver más recatada, seria'", contó que le dijeron.

De todas maneras, agradece el haber tenido esa experiencia en pantalla, ya que Veredicto fue "una puerta de entrada a la televisión y hacer un programa útil a la comunidad", aunque Macarena Venegas aprovechó de criticar que "pero desde el punto de vista estético, era lo más antiestético que hay".