Emoción

¡Tenía corazón! El desconsolado llanto de Sergi Ariola en El Discípulo del Chef

Dentro de las comensales designadas para probar las preparaciones, se encontraba su señora, Francisca Laree, lo que provocó que Sergi Arola se emocionara hasta las lágrimas.
sábado, 29 de enero de 2022 · 00:01

Un emotivo momento se vivió en El Discípulo del Chef, luego que anunciaran a tres especiales comensales, las que fueron encargadas de evaluar los platos de los participantes: las parejas de Sergi Arola, Ennio Carota y China Bazán. 

Cada una de ellas tuvo la misión de probar las preparaciones de los equipos y cuando llegó el momento del grupo liderado por el español, la emoción estalló puesto que su esposa se llevó una gran sorpresa con un plato en particular.

"Yo había visto este plato en los libros de Sergi, no me lo había preparado todavía. Así que maravilloso ver lo que es porque sabía que era uno de los platos emblemáticos de él y verlo ahora, y probarlo es maravilloso", dijo entusiasmada antes de degustar el menú de su amado.

esposa sergi arola
Francisca Laree evaluó los platos | Captura CHV


Por su parte el chef no se quedó callado y también tuvo palabras para la situación que se estaba viviendo, "Es emocionante, con alejarme de casa la echo de menos y tengo ganas de volver", fue en ese preciso momento que rompió en llanto y su esposa se acercó a abrazarlo.

sergi arola
La esposa de Sergi Arola estuvo invitada al programa | Captura CHV


Su discípulo Miguelito corrió a abrazarlo señalando que "tenía corazón", ya que siempre Sergi se ve frío y bien crítico con sus pupilos.

Por su parte Emilia Deiber, animadora del espacio, sólo atinó a decir frente a la emoción del chef, "se nota que se adoran", expresó.

Para rematar la noche, su equipo fue el ganador de la competencia salvándose de la eliminación.

La historia de amor del chef se remonta al año 2020 cuando se casó con la enfermera Francisca Laree, con quien tiene casi veinte años de diferencia. La ceremonia que sorprendió a sus seguidores, se llevó a cabo en el Registro Civil de Quilamarí, un municipio al norte de nuestra capital, con quien la pareja compartió su vínculo con su círculo más cercano. Producto de este lazo, Sergi Arola decidió dejar el viejo continente y radicarse definitivamente en nuestro país.