5 consejitos útiles para decirle adiós al acné estacional

El acné puede acarrear serios problemas durante ciertos períodos de nuestra vida. Se presenta principalmente en la adolescencia, pero en la adultez y durante algunas estaciones puede profundizarse.
Acné

Acné y verano, ¡vaya combo! Pocas personas saben cuál es el impacto estacional en nuestro rostro. Los granitos en temporada playera son bastante comunes pese a la creencia de que el sol hace el favor de secar esos brotes, pero resulta que es todo lo contrario.

Entre el calor, el protector solar y las cremas densas, ¡es un verdadero enredo para la piel! El sudor se convierte en el peor enemigo, obstruyendo poros y desatando una fiesta de granitos que pican y se instalan sin invitación en espalda, pecho y cuello. Sí, claro, el protector solar es mandatorio, ¿quién quiere arrugas prematuras o daño solar? Pero usar el adecuado, uno liviano y más fluido, es la clave para no darle más cuerda al acné en pleno verano.

Acné
Los tratamientos adecuados mermarán el impacto estacional. Foto: (Instagram)

5 Consejos para combatir el acné

Los granitos no deseados pueden significar un gran problema para muchas personas. En los casos más complejos es necesario buscar la opinión de un especialista quien dará con el tratamiento adecuado. En los casos más simples se pueden seguir los siguientes consejos:

Acné
El cuidado con bloqueador solar y cremas hidratantes es lo aconsejable. Foto: (Instagram)
  1. Rutina diaria de skincare: Limpiar día y noche con jabón facial y remover los residuos con tonificador. Posteriormente hidratar con gel o crema hidratante según el tipo de piel. A continuación proteger la piel con bloqueador solar (aplicar cada 4 horas aunque te encuentres dentro de la oficina o esté nublado).
  2. Cremas con urea o ácido láctico: Estudios afirman que este tipo de cremas son la clave para evitar el taponamiento de poros y regular la queratinización. Y para el frescor después de la playa, se aconseja agua termal. Además se debe limpiar la piel con aguas micelares.
  3. Buena alimentación: El vínculo entre la dieta y el acné sigue siendo un terreno de debate entre los expertos, aunque algunos estudios han señalado una conexión. Sin embargo, cuando se trata del empeoramiento del acné debido al cambio de estación, la influencia de la alimentación en su origen y tratamiento es mínima. No se aconseja evitar ningún tipo específico de alimento, pero sí es prudente limitar las comidas calientes y picantes, ya que pueden aumentar la sudoración y, por ende, la producción de sebo, empeorando la obstrucción de los poros que desencadena el problema.
  4. Realizar tratamientos en otoño e invierno: El otoño e invierno se presentan como la ventana ideal para iniciar tratamientos contra el acné, evitando así posibles interferencias por la exposición solar. Durante estos meses, ciertos fármacos y procedimientos como los peelings químicos, que pueden mejorar la piel y las marcas residuales del acné, son más seguros y efectivos. Más allá de la estación, la constancia en la limpieza de la piel y el seguimiento con un especialista son fundamentales para el manejo efectivo del acné, formando parte clave de la rutina para el paciente.
  5. Tomar agua: Esta es una de las acciones que todas las personas deberían hacer con frecuencia. Se aconsejan dos litros diarios, en especial si se realizan rutinas de ejercicios. La piel hidratada evitará la aparición del acné estacional.

Proteger la piel, en especial del rostro, es bastante sencillo si se siguen estos consejos. Es que si bien, esta condición se presenta mayormente durante la adolescencia (el 80% lo sufren), también puede aparecer en la edad adulta, especialmente con los cambios hormonales.

Acné
La buena alimentación también ayuda. Foto: (Instagram)

El acné puede aparecer por tratamientos invasivos, pero también por el estilo de vida que llevamos. En ese sentido, es importante seguir los consejos de los especialistas y consultar al médico en caso de ser necesario.

El acné también puede aparecer durante el embarazo, debido a las fluctuaciones hormonales. Además, los bebés recién nacidos pueden presentar acné debido a la influencia de las hormonas maternas, usualmente remitiendo en un lapso corto de 4 a 10 semanas tras el nacimiento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS