Cáncer de mama: 5 grandes beneficios de incluir el ejercicio en la rutina diaria

Hacer ejercicio es una de las recomendaciones de los especialistas para ayudar a la prevención del cáncer de mama, como también otros indicadores de riesgo.
Cáncer de mama

Los hallazgos del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres son reveladores: el ejercicio físico no solo es beneficioso para la salud en general, sino que puede jugar un papel crucial en la prevención del cáncer de mama, especialmente en mujeres jóvenes.

Tras un exhaustivo análisis de más de medio millón de mujeres durante casi 12 años, los científicos encontraron que aquellas premenopáusicas más activas presentaban un sorprendente 10% menos de riesgo de desarrollar esta enfermedad en comparación con las menos activas. Esta disminución significativa en el riesgo subraya la importancia del ejercicio como un factor clave en la protección contra esta forma de cáncer, incluso en un grupo demográfico donde la incidencia es relativamente menor.

Cáncer de mama
El cáncer de mama tiene mayor prevalencia en mayores de 40 años. Foto: (Instagram)

Ejercicios para prevenir el cáncer de mama

A pesar de que el cáncer de mama se presenta con mayor frecuencia en mujeres mayores de 50 años, los expertos advierten sobre su agresividad y complejidad en mujeres más jóvenes. Esta revelación refuerza la necesidad de medidas preventivas desde edades tempranas, ya que aunque menos común, el cáncer de mama en mujeres jóvenes tiende a ser más agresivo y complicado de tratar.

Estos hallazgos no solo resaltan el impacto positivo del ejercicio, sino que también señalan la importancia de abordar la salud femenina desde una perspectiva holística, integrando el ejercicio como una herramienta clave en la prevención de enfermedades como el cáncer de mama.

Cáncer de mama
Hacer actividad física mejora todos los indicadores. Foto: (Instagram)
  1. Mejora los niveles de insulina: Uno de los principales beneficios de incluir el ejercicio físico en la rutina es que mejora la sensibilidad insulínica. Epecialistas indicaron a Infobae América que si un cuerpo tiene cáncer tiene poco oxígeno, por lo que este aumento de mitocondrias, que genera mayor aporte de oxígeno a las células, podría decirse que, en parte, evita que se den algunas de las condiciones para el crecimiento de tumores.
  2. Mejora la salud cardiovascular: La actividad física regular promueve la eficiencia cardíaca. Un corazón fortalecido por el ejercicio necesita menos latidos para distribuir la sangre por todo el cuerpo. Esta eficiencia se traduce en una disminución de la frecuencia cardíaca en reposo, lo que significa que, en comparación con alguien sedentario, una persona activa tiene un corazón que trabaja de manera más efectiva y con menor esfuerzo para cumplir con las demandas del cuerpo.
  3. Mejorar la salud integral: Alrededor de los 40 años, nos enfrentamos a cambios significativos en nuestra composición corporal: la tendencia al aumento de peso y la pérdida de masa muscular se convierten en preocupaciones prominentes. Este período marca una transición en la cual el cuerpo tiende a acumular más tejido adiposo mientras experimenta una disminución en la masa muscular. Para abordar estas transformaciones, el entrenamiento de fuerza emerge como un aliado fundamental. No solo ayuda a contrarrestar la pérdida muscular, sino que también contribuye a acelerar el metabolismo, controlar el peso y fortalecer el cuerpo de una manera integral incluyendo la prevención el cáncer de mama.
  4. Ayuda a mantener la postura: Otro de los beneficios que otorga hacer ejercicio físico regularmente es mantener una correcta postura. Unos minutos al día permiten corregir la postura y mejorar el sistema inmune en general.
  5. Mejora los indicadores de la medicación: A medida que envejecemos, la tendencia es que seamos medicados para regularizar aspectos como el colesterol, la presión arterial o la diabetes tipo 2. Sin embargo, destaca que un cuerpo activo, bien alimentado y con un descanso adecuado podría prescindir de muchos de estos fármacos. Esta visión subraya el poder del estilo de vida saludable, donde el ejercicio, la alimentación equilibrada y el descanso se convierten en pilares fundamentales para la salud, ofreciendo una vía alternativa y natural para mantener la vitalidad y reducir la necesidad de medicamentos en la vida adulta.

El cáncer de mama es una de las formas más comunes de cáncer entre las mujeres en todo el mundo. Este tipo de cáncer se origina en las células del tejido mamario y puede manifestarse de diversas maneras, desde la formación de un bulto en la mama hasta cambios en la piel o secreciones anormales del pezón. Aunque es más prevalente en mujeres, también puede afectar a los hombres, aunque en menor medida.

Cáncer de mama
El impacto de la enfermedad es emocional y físico. Foto: (Instagram)

Los factores de riesgo incluyen antecedentes familiares, mutaciones genéticas, edad avanzada, exposición a hormonas, obesidad y hábitos poco saludables. Sin embargo, la detección temprana a través de mamografías regulares y el tratamiento oportuno han mejorado significativamente las tasas de supervivencia. El impacto emocional y físico del cáncer de mama no puede subestimarse.

ARTÍCULOS RELACIONADOS