Por qué no debes lavar el pollo crudo antes de cocinarlo: consejos de expertos

pollo

Una gran duda surge al momento de lavar o no lavar el pollo crudo. Aquí las recomendaciones.

La eterna pregunta de si debemos o no lavar el pollo crudo antes de cocinarlo ha desconcertado a muchos en la cocina. La norma tradicional sugiere que lavar el pollo bajo un chorro de agua elimina gérmenes y lo prepara para la cocción. Sin embargo, expertos, incluyendo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, advierten sobre los riesgos asociados con este hábito.

La recomendación del CDC se basa en la posibilidad de propagar bacterias dañinas al lavar el pollo. El agua, lejos de liberar al pollo de gérmenes, puede, de hecho, fomentar el crecimiento bacteriano, aumentando el riesgo de contaminación cruzada. Este consejo ha desencadenado un debate sobre la forma más segura de tratar el pollo crudo antes de su preparación.

pollo

El Dr. Sebastián Ugarte de la Clínica Indisa respalda la postura del CDC, señalando que, aunque en algunos países se realiza un pretratamiento del pollo con derivados del cloro para reducir la carga bacteriana, este proceso no se lleva a cabo de la misma manera en todos los lugares, incluyendo Chile.

El experto en salud recomienda tomar el pollo y colocarlo directamente en el horno, asegurándose de que esté bien cocido. En casos donde sea necesario picarlo, es esencial evitar el uso de la misma tabla o utensilios de cocina que se emplean para otros productos que no se cocinarán, como ensaladas. Además, después de manipular el pollo, es crucial lavarse las manos con agua tibia y jabonosa.

Las bacterias presentes en el pollo pueden desencadenar diversas enfermedades, desde problemas intestinales hasta condiciones más graves como el síndrome de Guillain-Barré, que provoca parálisis progresiva. La precaución y la higiene en la manipulación y su preparación son esenciales para evitar riesgos para la salud.

La clave no radica en lavarlo, sino en adoptar prácticas seguras y adecuadas de manipulación y cocción para garantizar platos deliciosos y libres de riesgos.

pollo

La cocina en debate

En el mundo de la cocina, donde las tradiciones y las prácticas a menudo se entrelazan, la interrogante sobre si lavar o no lavar el pollo crudo persiste como un dilema culinario. ¿Es el chorro de agua un acto esencial para garantizar la seguridad alimentaria, o es, como sugiere el CDC de Estados Unidos, una práctica riesgosa que podría provocar más daño que bien?

La recomendación de no lavarlo antes de cocinarlo ha generado un revuelo de opiniones y ha llevado a reflexiones sobre la mejor manera de preparar este alimento básico. Expertos como el Dr. Sebastián Ugarte respaldan la posición del CDC, señalando que el agua no es el héroe que libera al pollo de gérmenes, sino más bien un cómplice que podría propagar bacterias dañinas. Aquí, la clave no está en el acto de lavar, sino en adoptar prácticas de manipulación y cocción seguras.

La sugerencia de llevarlo directamente al horno, asegurándose de que alcance la cocción adecuada, se convierte en una guía sabia. Evitar el uso compartido de tablas y utensilios de cocina con alimentos crudos y listos para comer añade una capa adicional de seguridad, reduciendo el riesgo de contaminación cruzada.

El debate sobre lavar o no lavarlo no solo es una cuestión culinaria, sino un recordatorio de la importancia de la higiene en la cocina. Las bacterias presentes en el pollo pueden desencadenar diversas enfermedades, desde problemas gastrointestinales hasta condiciones más serias como el síndrome de Guillain-Barré. En este juego de precauciones, cada paso cuenta.

pollo

En última instancia, cocinar con seguridad se trata de equilibrar la tradición con la evidencia científica, adoptando prácticas que salvaguarden nuestra salud sin comprometer el sabor.

En lugar de centrarnos en la batalla del lavado, prestemos atención en la preparación consciente y la higiene rigurosa para disfrutar de deliciosos platillos sin preocupaciones. Lo importante es entregar el pollo con los tiempos justos de cocción evitando así males para nuestra salud.

ARTÍCULOS RELACIONADOS