Melasma: 6 tratamientos para las manchas en el rostro

El melasma es un problema bastante frecuente. ¿Qué sirve qué no?
Melasma

El melasma es una afección dermatológica en la que aparecen manchas marrones en el rostro. Su tratamiento no es sencillo y no hay soluciones “mágicas” que permitan borrarlas de un momento a otro. No obstante, la ciencia tiene tratamientos que, si bien no curan, permite mejorar el aspecto de la piel y, lo más importante, evitan que la mancha se expanda al resto de la cara.

La Dra. Catherine Córdova, especialista en dermatología e influencer, explica en sus posteos en Instagram que el melasma “es un trastorno de la pigmentación”, que aparece como una mancha “mayormente en la zona de mejillas, frente y nariz”. Sus causas, añade, pueden ser varias, siendo las más comunes, el daño solar, la genética, el embarazo y los anticonceptivos.

Melasma
El melasma puede ser originado por distintos factores.

Melasma, un tratamiento para cada tipo

A su vez, la doctora diferencia dos tipos de melasma que deben ser identificados para un correcto tratamiento. Por un lado, el pigmentario, en el que solo se ven pigmentos en la piel y el melsama mixto o vascular con un componente de rojez. Y plantea que, en este último caso, es necesario tratar el componente vascular para poder ver mejorías. “Si bien el melasma no se cura, existen tratamientos para mejorar las manchas, mantenerlas y, sobre todo evitar que nos sigamos manchando”, señala.

Como siempre, la profesional hace hincapié en que el tratamiento debe ser guiado por un dermatólogo, quien sabrá cuál de los tratamientos disponibles en la actualidad son los adecuados para cada rostro, de acuerdo a las necesidades del paciente. Así, detalla 6 tipos de tratamientos a los que se puede acudir ante este problema.

  1. Suero
  2. Despigmentantes
  3. Cremas
  4. Protector solar
  5. Tratamiento vía oral
  6. Teconología laser
Melasma
Los tratamientos láser demostraron efectividad contra el melasma.

Respecto a este último, destacó que deben evitarse En el caso de utilizar los tratamientos que sean muy agresivos para la piel, como por ejemplo, el láser CO2. “Recordemos que este no se debería utilizar en personas con melasma, sobre todo en personas trigueñas porque puede empeorar la mancha”, agrega.

Mientras que, en caso de detectarse un melasma mixto o vascular, con rojez y se encuentran pequeñas arañitas aparte de la mancha, “lo ideal es tratar la parte vascular”. En este caso, la dermatóloga recomienda utilizar el láser Nd Yag y láser Q switched, o combinados. “En cuanto a tecnología, el láser ha demostrado ser eficaz también para el tratamiento de melasma”, sintetizó.

Melasma
Entre los cuidados personales, la protección solar es fundamental.

Vía oral

En otra de las publicaciones informativas, Córdova se explaya acerca del tratamiento vía oral que existe para esta afección sutánea. Se trata del ácido tranexámico que “puede usarse en Melasma mixto o vascular”. Eso sí, aclara que “necesita seguimiento médico”, ya que “no está indicado en todos los casos”. Según explica, esto ayuda a “bajar la vascularidad”; pero “no es un medicamento que se utilice a primera instancia, recién diagnosticado y queda a criterio del dermatólogo. Esto se toma entre seis meses y hasta dos años, bajo estricto seguimiento médico.

A su vez, la especialista comenta que los pacientes con ciertas características o antecedentes, no pueden consumirlos, como por ejemplo ante un embarazo, tener alguna enfermedad de coagulación, várices…

En este sentido, dio algunas recomendaciones:

-Usar antioxidantes en la rutina de cuidado.

-No usar duchas calientes o estar en ambientes de mucho calor

-No usar cepillos faciales (Foreo o Nuskin)

-Reaplicar protector solar

-No automedicarse

La dermatóloga recalcó que el melasma es un trastorno de la pigmentación y no solo una mancha que puede quitarse, como un hongo, o una alergia. “ Conlleva muchos factores y depende tanto de los medicamentos que da el médico, como de lo que uno se cuide”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS