5 riesgos poco conocidos del ácido hialurónico: ¿Cuándo es saludable poner un freno?

El ácido hialurónico es una de las opciones mejor aceptadas por quienes buscan retrasar el envejecimiento. Conocer a fondo los procedimientos evitará riesgos para la salud de las personas.
Ácido Hialurónico

Aunque el ácido hialurónico ha emergido como un protagonista destacado en la búsqueda de la juventud facial, su aplicabilidad no es universal y presenta ciertas consideraciones importantes. A pesar de sus beneficios en la hidratación y relleno de la piel, no todos pueden recurrir a este aliado cosmético.

Contraindicaciones y posibles efectos secundarios deben ser tomados en cuenta, ya que algunas personas pueden experimentar reacciones adversas ante la aplicación del ácido hialurónico. Además, la distinción entre las cremas disponibles en tiendas y las inyecciones administradas en consultorios radica en la concentración y la forma de aplicación.

Ácido Hialurónico
Es recomendado desde los 25 años. Foto: (Instagram)

5 datos que desconocías sobre el ácido hialurónico

Mientras las cremas suelen contener ácido hialurónico en concentraciones más bajas y actúan superficialmente, las inyecciones penetran las capas más profundas de la piel, ofreciendo resultados más inmediatos y duraderos, pero requieren la supervisión de profesionales de la salud estética. Es esencial entender estas diferencias para seleccionar el enfoque más adecuado según las necesidades individuales y la orientación de expertos en el campo.

Conocer cómo está conformado el ácido hialurónico, los tratamientos en los que puede ser aplicado y los riesgos que representan dependiendo la persona que lo solicite es importante para resguardar nuestra salud. Por eso, en primer lugar es fundamental saber qué es esta sustancia.

Ácido Hialurónico
Por lo general, es un tratamiento efectivo. Foto: (Instagram)

Función: El ácido hialurónico, una sustancia endógena producida por nuestro cuerpo y presente en diversos animales, desempeña un papel crucial en el mantenimiento de la salud cutánea. Su función principal radica en preservar la hidratación natural de las células que conforman las capas internas de la piel. Actuando como una suerte de reservorio de humedad, el ácido hialurónico contribuye a la elasticidad y firmeza de la piel al tiempo que favorece la sustentación y relleno de este tejido. Esta característica es esencial para mantener la integridad estructural de la piel y proporcionar un aspecto rejuvenecido y saludable.

Cremas no tan beneficiosas. Es imperativo comprender que las cremas cosméticas, a pesar de sus beneficios, enfrentan limitaciones en su capacidad para penetrar todas las capas de la piel. En el caso de personas con piel grasa, el uso excesivo de cremas podría desencadenar riesgos asociados con la obstrucción de los poros, potencialmente conduciendo a problemas cutáneos como el acné. La acumulación de productos cremosos puede obstruir los folículos pilosos, creando un ambiente propicio para el desarrollo de espinillas y comedones. Por lo tanto, es crucial ejercer moderación en la aplicación de cremas, adaptándose a las necesidades específicas de cada tipo de piel y evitando excesos que puedan comprometer la salud cutánea.

Ácido Hialurónico

Correcta aplicación: Es fundamental reconocer que la administración inadecuada de ácido hialurónico, especialmente en entornos no estériles, conlleva un riesgo significativo de infección. Cuando el procedimiento no se realiza con la debida atención a la higiene, pueden surgir complicaciones tales como hinchazón, enrojecimiento, y dolor en el área tratada.

En situaciones más graves, la presencia de infecciones podría dar lugar a la formación de abscesos, exacerbando el impacto negativo en la piel. Adicionalmente, algunas personas pueden experimentar reacciones alérgicas al ácido hialurónico, manifestándose en inflamación severa y potenciales complicaciones adicionales. La importancia de recurrir a profesionales capacitados y entornos clínicos estériles es esencial para minimizar los riesgos asociados con estos procedimientos estéticos.

Necrosis del tejido: De acuerdo con un estudio publicado por la Sociedad Española de Medicina Estética, se destaca que en situaciones extremadamente raras pero potencialmente graves, la aplicación incorrecta de ácido hialurónico puede desencadenar la muerte del tejido circundante debido a la obstrucción de los vasos sanguíneos, fenómeno conocido como necrosis de tejido.

Este evento puede tener consecuencias severas y permanentes, como la formación de cicatrices y deformidades faciales, planteando un riesgo significativo para la salud y la estética del paciente. Esta evidencia subraya la importancia crucial de confiar en profesionales altamente calificados y procedimientos seguros para mitigar estos raros pero potencialmente devastadores riesgos asociados con la aplicación de ácido hialurónico en procedimientos estéticos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS