Endulzantes: 3 motivos para reducir su consumo

Con los endulzantes no todo es lo que parece.
Endulzantes

Los endulzantes se han ganado la fama de “saludables” frente al azúcar que se ha convertido en el gran enemigo de la alimentación, junto a las grasas y las harinas refinadas. Sin embargo, la estevia, la sacarina, la sucralosa, el aspartamo, la alulosa y demás no son para abusar.

Así lo plantea la nutricionista Javiera Hernández, quien detalla los motivos por los que los endulzantes no deben ser consumidos en exceso. Pues, más allá de no tener los riesgos que implica la ingesta de azúcar, también tiene sus contras. “Conocemos como endulzante a la estevia, sacarina, sucralosa, aspartamo, alulosa, etc. Si bien la alulosa tiene un bajo aporte calórico esta no se metaboliza en el organismo”, explica. A su vez, relata que “son usados principalmente para endulzar alimentos, preparaciones, etcétera sin aumentar el aporte calórico”.

Endulzantes
Los endulzantes son una alternativa al azúcar, pero sus efectos en la salud no son los que se piensa.

Endulzantes sí, pero con cuidado

Hernández, señala que “la ingesta diaria admitida de estos productos ‘es bastante elevada por lo que es muy difícil sobrepasarla, por ende se diría que ‘es saludable consumirlos’”. No obstante, plantea la duda: “¿Son realmente buenos?”. La nutricionista, describe entones 3 motivos por los que no deberían usarse de manera excesiva.

1.“Como todo alimento, aditivo, etcétera, consumirlo en cantidad moderada no tendría por qué ser malo”, plantea la especialista. “Ahora bien, actualmente tenemos un montón de alimentos “light” “diet” y todos estos vienen con algún tipo de endulzante, por lo que no es bueno abusar de su consumo. Me refiero a recurrir a muchos alimentos envasados para dejar como colación, postres o parte del desayuno ya que aparte de esto está la adición de endulzante en té, café́, etcétera y si sumáramos todo esto, la cantidad de endulzante consumida es alta”, detalla.

Endulzantes
Los endulzantes también tienen sus “contras”.

2.A su vez, la licenciada, cuenta que en su consultorio, muchos de sus pacientes refieren tomar 3 o más tazas de té o café́ al día, añadiendo 10-15 gotas de endulzante por taza, lo cual a la larga podría generar adicción al sabor dulce y agregar cada vez más endulzante.

3. “También sucede que al ser la mayoría endulzantes artificiales “engañan” al organismo creyendo que le están dando azúcar, y como esto no sucede, se generan las ganas de consumirla, lo que se traduce en ganas de comer golosinas, chocolate, galletas, etcétera. Comienza el picoteo principalmente en la tarde”, explica.

Endulzantes
Existen una gran variedad de endulzantes en el mercado.

En resumen, la nutricionista  señala que “agregar endulzante no es malo, lo malo es agregar endulzante a todo y entre eso consumir muchos productos light”. “Les generará más ansiedad finalmente. Intenten bajar la cantidad y verán que en un par de semanas todo mejorará”, aconseja.

ARTÍCULOS RELACIONADOS