Distensión abdominal: 10 “mandamientos” para quienes la padecen

La distensión abdominal tiene múltiples orígenes.
Distensión abdominal

Muchas personas padecen de distensión abdominal y desconocen las causas de lo que podría ocasionarla. Se trata de un cuadro intestinal bastante molesto que, incluso lleva a algunos ha abandonar actividades de su rutina diaria o a acudir a terapias que no son las correctas, después de una larga búsqueda de soluciones en medicación, ejercicios y demás.

La Dra. Romina Fischman, médica gastroenteróloga, especialista en salud digestiva general, explica cómo se produce la distensión abdominal y revela una serie de 10 mandamientos a los que los pacientes deberían ajustarse.

Distensión abdominal: su origen

La profesional sostiene que esta afección “se genera a partir de un funcionamiento alterado del estómago y del intestino: el estómago “está más vago”, “le cuesta” realizar su función de mezclado, es decir que existe una digestión deficiente. La motilidad intestinal puede estar también afectada, lo que produce una tendencia al estreñimiento con la consecuente distensión”, señala.

Distensión abdominal
Hay varios estudios para la detección de la distensión abdominal.

A su vez, dice que “la microbiota intestinal puede modificarse frente a un manejo insuficiente de nutrientes, que actúan como prebióticos (son los alimentos de las bacterias intestinales). Todo esto predispone a un estado de disbiosis (desorden bacteriano intestinal)”.

Sus 10 mandamientos

Fischman describe lo siguiente respecto a esta afección.

1.La distensión abdominal persistente NO es normal.

2. La experiencia de otra persona con igual diagnóstico, NO ES LA PROPIA. Es prudente hacer un “camino propio” e individualizado.

3. Las causas de distensión abdominal pueden ser digestivas o extradigestivas.

4. La distensión abdominal puede ser por causas distintas al SIBO!!!!

5. Es prioridad que el personal de salud tratante tenga amplia experiencia y formación en el tema.

Distensión abdominal
Lo ideal siempre es acudir a un profesional de la salud.

6. El abordaje debe ser multidisciplinario para obtener mejores resultados.

7. Es importante evaluar el contexto de la distensión abdominal: ritmo evacuatorio, presencia de gases, eructos, dolor abdominal asociado, momento del día en el que aparece, horarios del paciente, dieta (calidad y cantidad), hábitos, etc.

8. La distensión abdominal no debe ser encasillada en “etiología emocional” a los 5 minutos de una consulta. BUSCÁ profesionales que te escuchen.

9. El seguimiento en el tiempo es fundamental para ir avanzando en el diagnóstico y en el tratamiento. La paciencia es clave.

10. No existe una medicación mágica que resuelva por sí sola la distensión abdominal.

A esto, la gastroenteróloga añade que “3 de cada 10 personas presentan exceso y “mal manejo” de los gases, generando en muchas ocasiones sensación de hinchazón o distensión abdominal. Pensalo por un ratito. Es mucho…¿no?”, cuestiona.

Distensión abdominal
Hay varios estudios para la detección de la distensión abdominal.

En ese sentido, plantea que “las causas del exceso de “gas” pueden ser múltiples (por ejemplo parasitosis, enfermedad celíaca, intolerancias alimentarias, entre otras), por lo que hay que individualizar cada caso para saber qué estudios se deben solicitar y el camino diagnóstico y terapéutico a transitar”. De allí la necesidad de llevar adelante un “tabajo en equipo”.

Lamentablemente, no hay una pastilla mágica para resolver este problema y, como todo en salud, exige de rigurosas pruebas y controles para dar con el tratamiento adecuado. La médica señala que “no hay una fórmula única reproducible que pueda ser la solución para todas las personas que sufren” de este diagnóstico o “exceso de gases sin individualizar cada caso”. “Por eso, hay que ser precavido y tener cuidado con lo que se lee en internet: lo que a otro le sirvió, no significa que sea “la solución” para tus signos y síntomas”, remarca.

La distensión abdominal debe ser tratada, no solo para que el paciente pueda tener una mejor calidad de vida en su día a día, sino para evitar afecciones todavía más severas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS