Evitar el desayuno acarrea serias consecuencias: las 3 más frecuentes

El desayuno es la primera comida del día y es crucial para el desarrollo posterior. Saltearlo puede generar severas consecuencias para el organismo.
Desayuno

El desayuno, considerado la primera comida del día, emerge como un elemento crucial para la salud y el bienestar general, según los expertos. Más allá de proporcionar la energía necesaria para enfrentar las primeras horas del día, esta comida matutina ofrece una oportunidad invaluable para la ingesta de nutrientes esenciales.

Un desayuno equilibrado y nutritivo no solo impulsa el rendimiento físico y mental, sino que también establece un sólido fundamento para el mantenimiento de una dieta saludable a lo largo del día. Los hábitos alimenticios en la mañana no solo son importantes para el aspecto físico, sino que también influyen en aspectos como la concentración, el estado de ánimo y la capacidad de afrontar las demandas cotidianas con energía y vitalidad.

Desayuno
Es la comida fundamental para iniciar el día. Foto: (Instagram)

3 consecuencias de eliminar el desayuno

Contrariamente a la creencia de que saltarse el desayuno puede ser una estrategia efectiva para perder peso, las recomendaciones del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) desafían esta práctica. Según el NHS, omitir el desayuno puede conducir a una serie de efectos negativos en la salud, incluida la falta de nutrientes esenciales y la disminución de la concentración y la energía.

El desayuno, al ser la primera fuente de alimentación del día, desempeña un papel crucial en el equilibrio metabólico y en la regulación del apetito a lo largo del día. Ignorar esta comida podría derivar en elecciones alimenticias menos saludables durante el día y afectar negativamente el rendimiento físico y mental. Por lo tanto, las recomendaciones del NHS respaldan la importancia de un desayuno nutritivo como parte integral de un enfoque equilibrado para la salud y el control de peso.

Desayuno

Riesgo de sufrir enfermedades cardíacas: En el año 2023, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai reveló que el ayuno, muchas veces resultado de saltearse comidas, como el desayuno, podría tener consecuencias perjudiciales en la lucha contra infecciones y aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas.

Los hallazgos, publicados en la revista Immunity, arrojaron luz sobre cómo la omisión de comidas impacta negativamente en el sistema inmunológico a través de una respuesta cerebral que, a su vez, afecta adversamente a las células del sistema inmunitario. Este estudio resalta la importancia de mantener una rutina alimentaria regular, especialmente en las primeras horas del día, para favorecer la salud inmunológica y cardiovascular.

Desayuno
Para entrenar es necesario desayunar muy bien. Foto: (Instagram)

Minimiza la lucha contra las infecciones: El citado estudio revela un fascinante cambio inducido por el ayuno en la migración de leucocitos, un fenómeno que no solo prolonga la vida útil de los monocitos, sino que también altera significativamente la susceptibilidad a enfermedades. La investigación proporciona una visión profunda de cómo la omisión de comidas, en especial el ayuno, puede modular procesos celulares clave en el sistema inmunológico.

Fatiga crónica: Saltearse una de las comidas más importantes como lo es el desayuno puede ocasionar fatiga crónica debido a los escasos nutrientes que posee el organismo para hacer frente a la actividades diarias de las personas. En tal sentido, además de desayunar, es esencial hacerlo bien, y de manera consciente para obtener buenos resultados para nuestro sistema inmune.

¿Cómo es un buen desayuno?

Los estudios respaldan la idea de que la ingesta de carbohidratos antes de realizar ejercicio puede potenciar el rendimiento y permitir sesiones de entrenamiento más prolongadas o a una intensidad mayor. Es crucial alimentar el cuerpo adecuadamente, especialmente si el ejercicio está programado poco después del desayuno.

Se recomienda optar por un desayuno ligero que se centre en carbohidratos para maximizar la energía disponible. Ejemplos de elecciones saludables incluyen cereales integrales, pan integral, leche baja en grasa, jugo, banana y yogur. Estos alimentos proporcionan una combinación equilibrada de nutrientes que preparan al cuerpo para el esfuerzo físico, evitando posibles sensaciones de pereza o aturdimiento durante la actividad física.

En resumen, el enfoque en carbohidratos antes del ejercicio puede marcar la diferencia en el rendimiento y la sensación general durante la actividad física.

ARTÍCULOS RELACIONADOS