Falta de memoria: ¿signos de demencia o episodio normal?

Olvidarse de algo o perder el hilo de una conversación son señales de la memoria que suelen ser comunes. ¿Es para preocuparse?
Falta de memoria

La memoria es una de los atributos más preciados del hombre. Y aunque se ejercita mediante una función cognitiva, a cierta edad comienza a dejar a la vista algunas lagunas que suelen generar preocupación.

¿Es realmente necesario preocuparse? Según la psicóloga de la División de Psiquiatría Geriátrica del hospital McLean, Ana Treba Yepez, “el cerebro es como cualquier otra parte del cuerpo y, con el tiempo, es posible que no funcione tan bien”.

Falta de memoria: ¿signos de demencia o episodio normal?

Según detalló la especialista, a medida que pasa el tiempo, las regiones del cerebro que están involucradas en la memoria pueden reducirse y esto hace que se torne más difícil mantener la concentración y la retención de información.

Por ejemplo, cuando una persona siente que perdió sus lentes y en realidad los tiene sobre la cabeza: ¿es un lapsus de memoria común o se puede considerar como un signo temprano de demencia? Aquí la explicación.

Falta de memoria: ¿signos de demencia o episodio normal?

Según la Escuela de Medicina de Harvard, este tipo de lapsus de la memoria no necesariamente deben generar preocupación. “Estos episodios pueden ser alarmantes, pero en su mayor parte no son motivos de preocupación”, mencionó.

Sin embargo, cuando comienzan a hacerse más frecuentes, podrían estar dando señales de un agravamiento o bien sacar a la luz algún otro problema cognitivo o de la memoria. Entonces, hay algunos signos a tener en cuenta.

Falta de memoria: ¿signos de demencia o episodio normal?
Falta de memoria. Fuente: (Google).

Síntomas que indican que falla la memoria

Hay que prestar especial atención si una persona tiene dificultades para seguir una conversación, interrumpe a otros cuando hablan o discute acerca de otro tema que no tiene nada que ver con lo que se está hablando. Otra señal de alarma puede ser cuando esos lapsos de memoria empiezan a afectar la vida cotidiana, como cuando se falta a una cita programada o se olvida pagar las facturas.

Estos cambios no indican automáticamente que haya demencia o pérdida de memoria, sino que existen otros factores como la alimentación, el consumo de alcohol, la ingesta de algún medicamento, la depresión y la ansiedad, que afectan la memoria. En ese caso, lo correcto es acudir al médico para que ofrezca un diagnóstico acertado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS