Vitamina K: su importancia y 5 alimentos que la contienen

Conocé la importancia de la vitamina K en la salud de las personas.
vitamina k

La vitamina K es una vitamina liposoluble que desempeña un papel crucial en la coagulación sanguínea. Hay dos formas principales: “la K1”, que se encuentra en vegetales de hojas verdes, y “la K2”, que se produce en el intestino y también se encuentra en alimentos fermentados.

Su función principal es ayudar a producir proteínas que son necesarias para la coagulación de la sangre y para la salud ósea. También se ha investigado su posible papel en la salud cardiovascular y en la prevención de la calcificación arterial.

Vitamina K: su importancia y 5 alimentos que la contienen
Vitamina K. Fuente: (Google).

La deficiencia de ella es poco común, ya que suele estar presente en una variedad de alimentos. Sin embargo, puede ocurrir en recién nacidos, personas con problemas de absorción de grasas o aquellos que toman medicamentos que interfieren con su absorción.

Deficiencia de vitamina K

Los síntomas de deficiencia pueden incluir sangrado excesivo, hematomas fáciles o sangrado nasal. Este último sucede cuando los bebés no pueden parar de sangrar debido a que no tienen suficiente vitamina K en la sangre para formar un coágulo.

Vitamina K: su importancia y 5 alimentos que la contienen

El sangrado puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, interna o externa. Cuando tiene lugar adentro del cuerpo, puede ser difícil notarlo. Con frecuencia, un bebé que tenga este tipo de afección sangrará en los intestinos o en el cerebro, lo cual puede provocar, en este último caso, un daño cerebral e incluso la muerte.

Los bebés que no reciben la inyección de esta vitamina al nacer pueden presentar un sangrado por deficiencia de esta vitamina en cualquier momento y hasta los 6 meses de edad. Hay tres tipos de sangrado por deficiencia de esta vitamina, según sea la edad del bebé cuando estos problemas comiencen: temprano, clásico y tardío.

Vitamina K: su importancia y 5 alimentos que la contienen

Si hay sospecha de deficiencia, es importante buscar atención médica para recibir un diagnóstico adecuado. El tratamiento generalmente implica suplementos orales o inyecciones, dependiendo de la gravedad. Por otro lado, el exceso de ella también puede tener efectos adversos.

Para aumentar los niveles de vitamina K, se pueden consumir una variedad de alimentos ricos en esta vitamina. Algunas opciones incluyen:

  1. Vegetales de hojas verdes: espinacas, col rizada, acelgas, hojas de mostaza.
  2. Brócoli.
  3. Coles de Bruselas.
  4. Espárragos.
  5. Hígado de res.

ARTÍCULOS RELACIONADOS