Jengibre: el ingrediente que funciona como medicamento o especia y 2 recetas imperdibles

Conocé los increíbles beneficios del jengibre y cómo sumarlo a tu dieta.
Jengibre

El jengibre es una planta perenne originaria de Asia tropical, que se cultiva por su rizoma, el cual es ampliamente utilizado en la cocina y la medicina tradicional. Entre los beneficios de consumirlo se pueden mencionar su capacidad para aliviar las náuseas, reducir la inflamación, mejorar la digestión y fortalecer el sistema inmunológico.

Se puede consumir de varias formas, como en té, en rodajas frescas añadidas a agua caliente, en polvo como condimento para cocinar o en suplementos. También se puede utilizar en jugos, smoothies, y como ingrediente en platos salados y postres.

Jengibre: el ingrediente que funciona como medicamento o especia y 2 recetas imperdibles
Jengibre. Fuente: (Google).

Actualmente, el jengibre fresco se puede encontrar en la mayoría de los supermercados y tiendas de alimentos naturales. Por lo general, se halla en la sección de productos frescos, junto a otras raíces y vegetales.

Para cultivarlo en casa, se necesita un rizoma fresco que tenga yemas u “ojos” visibles. Puede plantarse en una maceta grande con tierra bien drenada y mantenerse en un lugar cálido y húmedo.

La planta prefiere crecer en climas cálidos y húmedos, por lo que quienes viven en un área con inviernos fríos, deberían optar por mantenerlo como una planta de interior, regándola regularmente y proporcionándole luz indirecta. En aproximadamente 10 meses, recién se podrá cosechar el jengibre fresco propio.

Jengibre: el ingrediente que funciona como medicamento o especia y 2 recetas imperdibles

El jengibre tiene varios beneficios para la salud. Uno de los más conocidos es su capacidad para aliviar las náuseas, incluyendo las náuseas relacionadas con el embarazo, los mareos y las náuseas postoperatorias.

También se ha demostrado que tiene propiedades antiinflamatorias, lo que lo hace útil para aliviar el dolor muscular y articular, así como para reducir la inflamación en general.

Además, el jengibre es conocido por ayudar a mejorar la digestión, aliviar el malestar estomacal y reducir los gases intestinales. También se ha investigado su potencial para ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre y el colesterol.

Es importante tener en cuenta que, si bien el jengibre puede proporcionar todos estos beneficios, siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud antes de incorporarlo a la dieta, especialmente si la persona toma medicamentos o padece alguna condición médica.

Dos recetas con jengibre

  1. PURÉ DE MANZANA
    Los purés de manzana son una forma excelente de añadir especias como el jengibre, la canela o la nuez moscada a la dieta. Sirven para acompañar recetas dulces, como bizcochos, brownies o helados, pero también quedan bien con platos salados.

Ingredientes:
1kg de manzana de variedad dulce
100 ml de jugo de limón
200 ml de agua
1 cucharadita de jengibre molido
1 cucharadita de canela
1 pizca de sal
40 – 80 g de panela para recetas dulces (opcional)

Preparación:
Pelar las manzanas, cortarla en gajos y después a medios o en cubos medianos.
Colocar todos los ingredientes en una olla y cocinar a fuego bajo, removiendo constantemente para que no se pegue.
Apagar el fuego cuando la manzana esté deshecha y triturar si se desea una textura fina.
Verter el puré en un recipiente de cristal y dejarlo enfríar
Se puede servir frío o caliente.

  1. PESTO CON JENGIBRE
    Esta salsa estilo pesto, con ingredientes 100% vegetales, no es solo para la pasta; también quedará genial para la pizza, las ensaladas y los bocadillos.

Como todo va triturado, se puede usar un trozo de jengibre directamente. También se puede usar una cantidad pequeña de jengibre en polvo.

Jengibre: el ingrediente que funciona como medicamento o especia y 2 recetas imperdibles

Ingredientes:

1 puñadito de hojas de albahaca fresca
40 g de piñones
80 ml de aceite de oliva virgen
1 o 2 rodajas de un dedo de grosor de jengibre
1 cucharadita de postre rasa de pimienta negra molida
1 diente de ajo
1 pizca de sal

Preparación:
Limpiar bien las hojas de albahaca.
Triturar todos los ingredientes juntos, de modo que quede una pasta untuosa
Conservar la parte que no se utilice y guardarla en la nevera, en un tarro de cristal, con una capa fina de aceite de oliva por encima. Espolvorear con jengibre cuando se utilice.

ARTÍCULOS RELACIONADOS